Weber - Saint-Gobain

¿Cómo reparar un hormigón degradado?

El hormigón no es inalterable. El medio ambiente al que está sometido (el agua de lluvia, hielo, agua de mar, polución, ...), provoca su degradación. La consecuencia es la pérdida de la resistencia propia de este material. De esta forma el hormigón se convierte en un material débil y desnaturalizado.

Problema

La alcalinidad natural del cemento (pH cerca de 12) asegura la protección frente a la corrosión de las armaduras metálicas del hormigón armado. Cuando disminuye el pH aumenta el riesgo de corrosión.

Algunos elementos del medio ambiente, como el gas carbónico (polución), anhídrido sulfuroso (lluvia ácida), provocan la disminución del pH del hormigón (fenómeno de carbonatación del hormigón) y por tanto la pérdida de protección de las armaduras.

La carbonatación del hormigón es un fenómeno lento. Por ejemplo en un hormigón bien dosificado en cemento (350 kg/m3) la profundidad a la que llega la carbonatación es de 4 mm en dos años, 10 mm en 8 años, 20 mm en 25 años.

Cuando las armaduras metálicas no están protegidas, y entran en contacto con el agua o la humedad, se oxidan. El óxido aumenta el volumen de la armadura. Este aumento de volumen provoca que el hormigón estalle.

En ocasiones la degradación del hormigón aparece rápidamente, porque desde su puesta en obra, está fisurado, mal dosificado, es poroso. El medio ambiente es agresivo. Las armaduras deben estar cubiertas con 2 cm de hormigón como mínimo.

La reparación debe restablecer las características propias del hormigón: un pH alcalino. Protección contra la penetración de agua. Resistencia al medio ambiente. Resistencia y dureza original.

Solución

PREPARACION DEL SOPORTE

Sondear las superficies para detectar las zonas poco resistentes o despegadas. Picar las zonas a reparar formando aristas rectas, con el fin de asegurar un buen anclaje de weber.tec dur con el hormigón.

Descarnar completamente las armaduras oxidadas. Eliminar el óxido con la ayuda de un cepillo o con chorreo de arena. Eliminar todo el polvo, para asegurar la adherencia de weber.tec dur.

Aplicar con un pincel 2 capas espesas de imprimación antióxido, sólo sobre las armaduras teniendo cuidado de manchar lo menos posible el hormigón. Debe estar completamente seco antes de aplicar weber.tec dur.

MODO DE EMPLEO

Mojar con agua limpia las zonas a reparar y esperar hasta que el hormigón absorba el agua. El hormigón debe estar húmedo, no chorreando.

Amasar weber.tec dur con 3,5 litros de agua por bolsa. Extender el producto con un cucharín. Para conseguir una buena adherencia, apretar weber.tec dur fuertemente sobre el hormigón. Aplicar en capas sucesivas hasta conseguir el espesor deseado (máx.10 cm).

Realizar el acabado con la ayuda de un fratazo. Si se ha encofrado, esperar aproximadamente 2 horas antes de retirar las placas. Proteger la aplicación de los agentes metereológicos (lluvia, sol, viento, hielo,...).

Soluciones con los siguientes productos weber

Solución 1

weber.tec dur

mortero reparador estético de hormigón